Mucho se ha dicho y escrito sobre este tema que ha trascendido por los siglos hasta nuestros días. Desde los griegos ya se usaba y ha ido abarcando más y más áreas de la vida del ser humano. Anteriormente sólo se consideraba como un término legal: dar poder u otorgar poder para hacer algo.

Hoy en día “empoderamiento” tiene que ver con éxito y el desarrollo y despliegue de capacidades para tener logros sobresalientes. Se puede referir a una empresa, una institución o simplemente a una persona. El nivel de competencia en el mundo exige mejores y mayores logros en cualquier actividad sea profesional, intelectual, familiar, o emocional.
Existen ya muchos libros y ensayos sobre este tema y su enfoque consiste en mejorar el conocimiento en el área del trabajo, impulsar el trabajo en equipo, organización de metas e investigación de mercados para lograr el empoderamiento. El enfoque principal es para beneficio de la empresa o institución.

En Programación Neurolingüística el empoderamiento comienza por hacer un trabajo de autoconocimiento con cambios internos para poder catalizar el cambio externo. Si quieres lograr un cambio para mejorar y empoderarte, te recomiendo trabajar en tu interior con estos cuatro sencillos pasos.

1. Saber lo que se quiere

El primer paso y el más difícil es, saber qué quieres. Muchas veces no llegas a ningún lado, aunque tengas todas las capacidades y el conocimiento porque no sabes qué quieres. O quizá porque estás acostumbrado a hacer lo que otros quieren y te piden y dejas tus propios deseos de lado. Date cuenta qué quieres efectivamente en tu vida y en qué dirección te gustaría ir. Toma unos segundos para preguntarte si lo que estás haciendo en esta vida es lo que quieres. ¿Es algo que te motiva y te inspira? O es algo que te pesa y te aburre. Toma una respiración y deja que tu mente te llene de ideas, palabras y sensaciones para que te des cuenta si estás en lo que quieres o no.

2. Ser positivo y hablar en positivo

Una vez que sepas qué quieres, piensa lo que quieres en positivo con palabras positivas también. Querer escalar en la compañía para que te tengan envidia los demás no es positivo. Escalar es mejor si piensas que lo haces porque tienes la capacidad de trabajo y porque quieres una mejor remuneración para tu familia.
No quiero quedarme atrás con un sueldo bajo, tampoco está en positivo. Ser positivo quiere decir que cuando te pongas metas y sigas los pasos necesarios lo hagas cuidando tus palabras para que te motiven. Tendemos a habar de lo que no queremos, más de lo que queremos. “No quiero llegar tarde”, suena muy positivo, sin embargo estás hablando de lo que no quieres y tu mente visualizará el llegar tarde. “No me quiero equivocar”, es lo mismo y tu mente que es muy ágil, verá la equivocación inmediatamente y esto se va registrando en las neuronas como memoria para repetir estos patrones. Las personas poderosas piensan y hablan en positivo para avanzar y motivarse. Al hablar en positivo ven imágenes positivas en su mente y así se va creando un programa positivo.

3. Cambiar creencias personales

No hay forma de empoderarse de nada si tú crees que no puedes o que no lo mereces. “Llegar a ser alguien importante y valioso en la empresa es para el otro, no para mi”. Si piensas así, te sugiero que cambies tus creencias personales. Las creencias son un factor fuerte dentro de nosotros que nos mueve hacia el éxito o el fracaso. Éstas se convierten en nuestra ley y pensamos que así es la vida, que así somos y que el cambio es imposible.
Para que logres cambiar una creencia primero piensa en alguna o algunas creencias que sí tenías en el pasado y que ya las cambiaste. Un ejemplo muy sencillo es la creencia en Santa Claus. Seguramente de niño creías con todas tus fuerzas en él y un día cambiaste esa creencia. Creías que el tío Juan era un gran erudito, que lo sabía todo y ahora te das cuenta que ni tanto. Toma una respiración para que surjan dentro de ti otras creencias sobre ti mismo que has cambiado. Esto significa que estamos en cambio continuo y modificando nuestras propias creencias.
Ahora haz dos listas de creencias, una que contenga las creencias que has cambiado a lo largo de tu vida y otra las que tienes que no te gustan como por ejemplo: “no creo servir para eso”, “yo creo que nunca llegaré a ser director”, “siempre me enfermo en invierno”, etc. Toma cada una de estas creencias que además seguramente están en negativo y cámbialas a positivo e imagina cómo sería si “sí sirves para eso”, “si llegas a ser director”, cómo sería y en consecuencia, que tienes que hacer. Toma una respiración. Por supuesto que esto no es así de fácil, lo tendrás que repetir y hacer diario, hasta que lo instales como programa y entonces tu energía empiece a trabajar hacia esa meta con una creencia que la respalde. Creencias fuertes te darán empoderamiento sin lugar a duda.

4. Creatividad

La última recomendación es la creatividad. Si lo que has hecho hasta ahora no ha sido satisfactorio en tu vida, cambia tu estrategia y esto lo haces con creatividad. El empoderamiento requiere tener habilidades de liderazgo para enfrentar los retos que se presentan diariamente. Generar ideas para hacer las cosas de otra manera para lograr cambios más efectivos y mantenerse de pie, no importa cual sea la situación. El que sigue haciendo lo mismo que hace 10 años o 20 años, seguirá con los mismos resultados o peores. Hay que avanzar con los tiempos y con los cambios que nos ofrece la nueva tecnología.

Para encontrar la creatividad te recomiendo que te tomes unos segundos y pienses ¿qué harías si te ofrecieran el triple de lo que ganas ahora? Date cuenta en qué dirección se movieron tus ojos. ¿Cómo serías tú con el triple de salario? Para la mayoría de las personas, arriba a la derecha conecta con la parte creativa. Es posible también que algunas personas tengan estos códigos invertidos, no hay problema, solo date cuenta a donde se fueron tus ojos con esas preguntas. El movimiento de tus ojos hacia arriba a la derecha (o a la izquierda en algunos casos) hace la conexión con el cerebro para generar ideas nuevas. Cuando necesites ser creativo, busca ideas arriba a la derecha y te sorprenderás de lo que logras producir.

Alguien que está en busca de mejoría y avance necesita saber a dónde va y qué quiere. Su lenguaje y pensamiento debe ser positivo y motivacional para que haya acción. Fomentar creencias que lo sostengan en sus empresas y así lograr destacar siempre con creatividad y cambios oportunos para estar un paso adelante visualizando cada proyecto como un hecho es el empoderamiento.

Cree en tí… EMPODERATE!!!

CHB.-